Go to Top

Dos requisitos legales que ya debe estar aplicando tu empresa

adaptación Lssi

El Gobierno dió traslado por fin a la directiva europea que impone nuevas obligaciones a las empresas en materia de comunicaciones electrónicas.

Tenía que haberlo hecho antes del 25 de mayo de 2011 y, ante el riesgo de acumular más retraso y enfrentarse por ello a sanciones económicas, lo ha hecho a través de un Decreto-Ley (un instrumento legal válido para aprobar normativa ante coyunturas económicas problemáticas, entre las que se considera “el patente retraso en la trasposición” y la existencia de “procedimientos de incumplimiento contra el Reino de España”). En ese mismo Real Decreto ha aprovechado para trasponer también directiva europea sobre electricidad y gas, que también acumulaba retrasos.

En definitiva, y en cuanto a las nuevas obligaciones para su empresa en materia decomunicaciones electrónicas, son éstas:

  • La obligación de las páginas web que utilicen cookies de solicitar el consentimiento informado del usuario antes de activarlas.
  • Se endurecen los requisitos que deben cumplir quienes envíen comunicaciones comerciales, ofertas promocionales y concursos por e-mail y sms, con el fin de proteger mejor a los destinatarios de estas campañas:

Hay que diferenciar dos situaciones en cualquier comunicación comercial como se indica en la Ley 34/2002, de 11 de julio, de servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico (LSSICE) :

  1.  Que exista una relación comercial previa al envío entre el remitente y el destinatario.
  2.  Que no exista una relación comercial previa entre ambos al mandar el email.

En el primer caso, la LSSICE exige que:

A) Se trate de comunicaciones comerciales referentes a productos o servicios del remitente, pero que, además, sean similares a los que inicialmente hubiesen sido objeto de contratación con el cliente. Hay que añadir que no puede tratarse, de productos o servicios de un Tercero, ni siquiera de empresas del mismo grupo.

B) Que, en cada comunicación comercial, se otorgue al cliente la posibilidad de cancelar la recepción de dichas comunicaciones.

C) Que figure el término PUBLICIDAD o la abreviatura PUBLI al comienzo del mensaje (Art. 19).

D) La persona física o jurídica que realice el envío debe constar como claramente identificada o identificable (Art. 19)

En el segundo supuesto la norma requiere que:

A) El contacto o potencial cliente autorice o haya solicitado expresamente a la empresa remitente el envío de dichas comunicaciones comerciales. Es decir:

a. Que si no hay solicitud previa habrá que pedir la autorización expresa y si se ha producido dicha solicitud previa por parte del cliente, más vale que se pueda acreditarla pues la Ley no exige que sea por escrito pero al decir expresa conlleva que, al final, se cuente con algún medio de acreditación sobre el consentimiento.

b. Considerando lo anterior, no resulta válido ni suficiente ni legal, a estos efectos, el consentimiento tácito. Digamos que una actitud pasiva por parte del contacto a recibir comunicaciones comerciales no valida el envío sino que éste sigue viciado por falta de consentimiento. Así es, el Reglamento no ampara los supuestos de envíos de comunicaciones comerciales puesto que dice que: “El responsable podrá dirigirse al afectado, informándole en los términos previstos en los artículos 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre y 12.2 de este reglamento y deberá concederle un plazo de treinta días para manifestar su negativa al tratamiento, advirtiéndole de que en caso de no pronunciarse a tal efecto se entenderá que consiente el tratamiento de sus datos de carácter personal”. Por tanto, el propio apartado primero de dicho artículo excepciona dicha posibilidad cuando una Ley exija el consentimiento expreso al decir que: “El responsable del tratamiento podrá solicitar el consentimiento del interesado a través del procedimiento establecido en este artículo, salvo cuando la Ley exija al mismo la obtención del consentimiento expreso para el tratamiento de los datos” que, en este caso, sería el exigido por el artículo 21 de la LSSICE que hemos mencionado más arriba.

Una recomendación importante al pedir la autorización: que al concederse ésta se guarde como prueba ante una posible inspección disciplinaria.

B) Que, en cada comunicación comercial, se otorgue al destinatario la posibilidad de cancelar la recepción de dichas comunicaciones.

C) Que figure el término PUBLICIDAD o la abreviatura PUBLI al comienzo del mensaje  (Art. 19).

D) La persona física o jurídica que realice el envío debe constar como claramente identificada o identificable (Art. 19)

¿Realizas envíos de newsletters sin autorización?

Consúltanos sin compromiso


Protección de Datos Sevilla | Adaptación, Mantenimiento y Auditoría Lopd | Adaptación Lssi
[print-me]
Share Button
, , , , ,
Leer entrada anterior
consentimiento expreso i-Datos
Consentimiento expreso en los colegios

¿Debe un colegio recoger el consentimiento expreso de los padres para colgar fotos de actividades donde aparecen los niños, en...

Cerrar